Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Sevilla Trendy | October 1, 2014

Scroll to top

Top

3 Comments

¡¡¡DIOS SALVE A LA TORRE!!!

¡¡¡DIOS SALVE A LA TORRE!!!

Lo+Tremendy

Por: Pepelu Tobarcía

En 1248, el rey cristiano Fernando II de Castilla llegó a las puertas de Sevilla con el objetivo de conquistarla. Una de las primeras imágenes que pudo ver fue la de una torre en pleno centro de la ciudad, que superaba los 50 metros de altura y que, por entonces, no tenía parangón en la Península. En el siglo XVI, el arquitecto Hernán Ruiz realiza el cuerpo de campanas que la corona, símbolo de la supremacía cristiana sobre el mundo árabe. Al poco tiempo, con la incorporación del Giraldillo, la Giralda alcanza los 101 metros de altura y se convierte en el edificio más alto de España y del mundo conocido. 600 años después, todo aquel que llega a la capital andaluza por la autovía de Huelva puede observar cómo en la zona más cercana a Triana se erige una torre circular, que va tomando aspecto y que está llamada a ser la puerta de entrada definitiva de esta ciudad en el siglo XXI.

La torre, de 178 metros de altura, tiene en vilo y en conflicto a partidos políticos, ciudadanos y a la propia Unesco, que aconseja que se revise la obra para que tres de monumentos no pierdan el título de Patrimonio de la Humanidad. Situada en esa isla-no isla que es la Cartuja, minada de edificios futuristas, que ocupan las parcelas de pabellones de la Exposición Universal, este rascacielos forma parte de un complejo de oficinas-ocio que pretende revitalizar la zona, crear empleo e integrar por fin en la ciudad esta isla, cuyas calles, avenidas y zonas comunes están descuidadas de forma descarada.

En 1992, la Expo hizo que se construyeran joyas arquitectónicas como el Puente del Alamillo que, con sus 140 metros, ostenta el título de la obra más alta de la ciudad y es también la única obra del arquitecto Santiago Calatrava en cuya base muchos escriben con graffiti su amor por sus novias (ya sabéis el gusto que tienen algunos aquí por pintar estatuas y fachadas… Claro, siempre nos hemos considerado artistas, ¿no?). Y trajo el telecabina, el monorraíl, la Torre Banesto, la regordeta Torre Triana, la Torre Mapfre y su luminoso, que puede verse desde todo el Aljarafe… Ninguno atentaba contra la imagen de la ciudad. Anteriormente, los edificios de viviendas de Triana o esa torre, llamada de los Remedios, cuya azotea cuenta con todos los receptores del mundo (antenas y yo que se más), ya enturbiaban la imagen de todos los que alguna vez entramos en Sevilla desde Huelva, esa imagen que tanto preocupa ahora a la Unesco y que, curiosamente parece estar envuelta en un entramado político-económico, que me hace sospechar de la veracidad de la información que existe al respecto.

Hace dos meses, la Justicia le dio totalmente la espalda al proyecto de la biblioteca del Prado, de Zaha Hadid, porque los vecinos, que viven a tres metros del pulmón verde de Sevilla, se quejaban de que habían arrancado (y trasplantado) los árboles que ocupaban el suelo donde ahora se alza parte del edificio. No quiero ni pensar lo que hubieran hecho si en vez de una biblioteca intentan construir un club de alterne. Ver para creer…Archivo:Torre Cajasol. 22 enero 2012.jpg

Mis dos preguntas son: ¿¿¿ en qué ciudad hay un vecindario que se opone a la construcción de una biblioteca??? Y ¿¿¿a quién se le ocurre negarle una obra a la única mujer que ostenta el premio Priztker, considerado el Nobel de Arquitectura??? Como siempre, somos los mejores para lo bueno, pero para lo malo tampoco nos quedamos cortos. Volviendo a la torre de Babel-Pelli. Se ha creado una plataforma, ‘Túmbala’, como si Sevilla fuese un tablero de ajedrez, donde los reyes son el alcalde, Juan Ignacio Zoido, y el presidente de Cajasol, Antonio Pulido; las reinas, esta entidad financiera y el Ayuntamiento; los caballos y alfiles, los colectivos que están a favor y en contra del proyecto; y los peones, el resto de los sevillanos, que no se pronuncian oficialmente. Como ya dije una vez, sigo pensando que hay cosas más importantes por resolver que una torre, que se encuentra absolutamente fuera del centro histórico y que a mi entender no afecta a la perspectiva visual de la ciudad que en su día ya se cargaron la súper-ideal Torre de los Remedios, los pisos de Triana y el Edificio Mapfre y su discretísimo luminoso.

Me gustaría que hubiesen llevado a los técnicos de la Unesco al Vacie o a Polígono Sur para que entendieran lo que es prioritario para la imagen de la ciudad. Que les hubiesen dado un paseo por la Cartuja y hubiesen visitado el auditorio Rocio Jurado y sus alrededores. Que se hubiesen acercado a Santa Justa para que viesen la imagen que se llevan los visitantes que llegan en AVE al salir de la estación y descubrir un solar horrible. Que hubiesen ido de compras al centro comercial Los Arcos y hubiesen visto ese polígono industrial que hay junto a él, entre dos barrios residenciales y que afea toda esta zona. Que supieran del paro que existe en la ciudad y del colapso económico del Ayuntamiento. Y que finalmente hubiesen redactado un informe y ver qué hubiese ocurrido entonces. Curioso que la torre del futuro no tenga ahora futuro. ¿¿¿¿Es que nunca van a dejar a Sevilla tener algo de hoy???? ¿¿¿¿Solo nos vamos a conformar con Madonna o Tom Cruise hayan estado aquí alguna vez????Archivo:Torre Cajasol. Vista desde el Puente del Cachorro.jpg

Por cierto, uno de los informadores de la Unesco reside en Londres, cuyos monumentos emblemáticos, como la catedral de San Pablo, está a escasos metros de la City, espacio destinado a rascacielos. ¿¿¿Es que Sevilla no se merece edificios así??? ¿¿¿Por qué una ciudad, cuya área metropolitana aglutina a 1.250.000 habitantes se identifica más con Toledo o con Granada y no con cualquier ciudad europea de tamaño medio???. Como todo lo que se hace en esta ciudad, parece que este asunto huele a chamusquina, así que ¡¡¡DIOS SALVE A LA TORRE!!!

Comments

  1. Chicas felicidades, estoy encantada con la información!!!
    Bs.
    http://www.guapayconestilo.blogspot.com

  2. jota

    ¡Qué pena que en Sevilla todos los nuevos proyectos sean siempre tan controvertidos! A mi personalmente me gusta la Torre Pelli, sobre todo, porque se puede convertir en un nuevo atractivo turístico para la ciudad. Los turistas y sevillanos podremos contemplar vistas nuevas de la ciudad y, sobre todo, de su emblema, la Giralda cuando esté terminada. Lo peor, es que toda Sevilla se echará a la calle el día de la inauguración para ver la torre y su nueva galería comercial, que seguro que se convierte en el lugar de moda. Enhorabuena por la columna!

  3. Gainza

    Qué bien escribes hijo!! Me encanta leerte!! Y aparte pienso como tu…Con todas las calamidades que se pueden encontrar en nuestra maravillosa ciudad, tienen que crear la polémica a partir de una iniciativa moderna y cosmopolita, que al final va a resultar más costosa de parar que si se continúa con su edificación y se le da el uso planificado. Vivimos en una ciudad preciosa llena de posibilidades pero como sevillana que soy, me apena ver cuánto trabajito nos cuesta abrirnos a la modernidad y romper un poco con la trayectoria seguida hasta la actualidad. Muaaaaaaccccccccc

Envía tu comentario